NUESTRO ENTORNO

RINCÓN DE ADEMUZ

La vuelta al Rincón de Ademuz (Valencia) es un reto para conocer y disfrutar de un viaje a pie alrededor de esta preciosa y olvidada comarca valenciana. Una prueba larga, pero sin grandes desniveles, para saborear su recorrido, del cual el 50% discurre por sendas, a una altitud media de 1200m.

La pasión por el Rincón nos ha impulsado a promover este evento deportivo con la finalidad de que descubráis la comarca, sus posibilidades lúdico-recreativas, deportivas, gastronómicas, etc., en el marco de su riqueza ambiental y etnográfica. Pasaréis por gran cantidad de lugares naturales de interés, tanto del Rincón como de las poblaciones limítrofes de Teruel y Cuenca. El río Turia, que discurre de Norte a Sur de la Comarca y la parte en dos, divide también la carrera. La zona Oeste del recorrido transcurre principalmente por la Serrania de Cuenca y los Montes Universales, mientras que la parte Este lo hace por la Sierra de Javalambre y las sierras adyacentes a ésta, pasando por el Alto de las Barracas, techo de la Comunidad Valenciana. El Rincón de Ademuz se caracteriza por su baja densidad de población y sus paisajes poco antropizados.

Forma un circo montañoso ovalado que desciende desde las áreas más elevadas de los extremos hacia el valle central. El Turia ha cortado ese relieve agreste y divide la comarca en dos porciones de similar extensión. En éste desembocan dos ríos y varias ramblas y barrancos.

En las montañas podemos encontrar masas de pinos, sabinas albares y rastreras, encinas, robles, arces, enebros, etc., mientras que en las tierras de labor predominan, en secano los sembrados de cereal, algunos abandonados, y los almendros, y en regadío los frutales, principalmente el manzano, destacando su variedad autóctona la “esperiega”, y los maizales.

El centro está surcado por el río Turia y sus afluentes Ebrón y Bohilgues o Vallanca, dos de los ríos con aguas más puras de la Comunidad Valenciana, y cuya riqueza en microinvertebrados posibilita toda la cadena trófica y comunidades de diversas especies. Sus bosques caducifolios de ribera, sus microhuertos de frutales y choperas son la nota característica de sus pueblos.

Los municipios más antiguos de la comarca, Ademuz y Castielfabib, en poder de los musulmanes, fueron conquistados en 1210 por Pedro II de Aragón e incorporados al Reino de Valencia en 1259 por Jaime I. El resto de poblaciones se fueron originando por segregación de antiguas pedanías de las anteriores.

La Puebla de San Miguel (1103 m) presenta un carácter singular al carecer de río, y se encuentra envuelto entre tierras de cereal, pinares y sabinares. También es peculiar la aldea Arroyo Cerezo (1335 m), de vocación cerealista y ganadera, siendo el núcleo habitado a mayor altitud de la Comunidad Valenciana. El itinerario propuesto alcanza las cumbres del Alto de las Barracas (1838 m), Talayón (1601 m), Tortajada (1517 m) y Cruz de los Tres Reinos (1560 m).

 

EL CLIMA

El Rincón de Ademuz es una comarca con influencia continental y con importante relieve (670 m-1838 m), lo que significa que existan diferencias térmicas medias de 7ºC entre el valle central (medial anual 16ºC) y los extremos: Arroyo Cerezo y Puebla (media anual 9ºC), con bajas temperaturas invernales no muy alejadas de los récords que se dan en Molina de Aragón, Griegos o Calamocha.

Los veranos son secos, con oscilaciones térmicas importantes entre el día y la noche (en muchas ocasiones, más de 20ºC en los valles de menor altitud). En invierno son habituales las heladas por inversión térmica. La pluviometria ronda los 375 mm en el valle del Turia y los más de 600 mm anuales en las zonas montañosas.

5, 6 y 7 de Octubre: 
A principios de octubre, fecha de la carrera, el tiempo suele ser todavía suave, con temperaturas agradables por el día y frescas por la noche.

Son previsibles mínimas de 0ºC – 10ºC y máximas de 15ºC – 30ºC (montaña-valle).

 

LA VEGETACIÓN

El desnivel de 1168 m entre la cota mínima y máxima impone una interesante diversidad bioclimática. Las tierras no cultivadas del Rincón de Ademuz ofrecen una variada y exuberante flora en la que conviven armónicamente árboles tales como carrascas, pinos, sabinas, chopos, álamos, robles, etc., con arbustos entre los que podemos ver coscojas, endrinos, romeros, tomillos, jedreas, etc. y un sinfín de otras plantas quizás menos abundantes. Destacar que dos tercios de su superficie corresponden al ámbito forestal.

vegetacion1   vegetacion2